Seigarren eguna

Gaur goizean, Arkaitz gitarra batez altxatu gaitu abestiak “abesten”, baina beti bezala, adarra jotzen… Gozaria hartzera joan gara atzoko tabernara, baina arazo bat euki dugu, denbora oso gutxi izan dugu guztia jateko, orduan, korrika egiten hasi gara autobusera ailegatzeko.

Bidai luzea egin eta gero itsasontzi txiki bat hartu egin dugu ¨blue lagoon-era¨ joateko. Han bi neskatxo maltarrekin elkartu gara. Hanna eta Cristina 14 eta 15 urte bitartekoak dira, maltan bizi dira, eta haiekin pasatu dugu eguna. Hondartzan jolasak, argazkiak eta bideoak egin ditugu. Batzuk gorri-gorri jarri gara, eguzki asko egin duelako, karramarruak bezala. Autobusean bueltan, kriston festa montatu dugu, musika atope eta denak dantzatzen. Gaua ailegatu, eta beti bezala dutxa hartu eta kalera atera gara afaria hartzeko. Denbora gutxi falta da bidai hau amaitzeko.

Zihara eta Sara

 

 

 

Hoy por la mañana, Arkaitz nos ha despertado una vez más a su manera, esta vez con una guitarra. Por lo menos ha intentado cantar algo, si ha eso se le puede llamar cantar… Hemos ido a la taberna de ayer a desayunar. Como hesta mañana nos enrollamos un poco con las cancioncitas de Arkaitz, teniamos tanta prisa por coger el autobús, que hemos tenido que ir corriendo, incluso comiendo por el camino.

Después de un largo viaje, nos situaba en un puerto donde cogimos una barca que nos llevaba hasta el “blue lagoon” donde nos esperaban dos chicas de malta. Hanna y Cristina son dos jovenes que nos han acompañado en este maravilloso dia. En la playa, nos ha sobrado tiempo de jugar, hacer fotos, videos, o como dicen algunos, posturear… ante tanto postureo nos hemos dejado llevar por la piña colada sin que nos gustase, pero no hemos tenido en cuenta que a las avispas las encantaban y nuestra gran aventurera Andrea cuando se ha decidido por beber un trago una avispa ha defendido su piña picandola un dedo y dejandoselo de exposicion.

A las 18:00 teniamos que coger otro barco para que nos llevase hasta el autobus y hemos tenido la gran suerte de que el barco que nos ha tocado en vez de darnos un paseo tranquilo nos ha dado un viaje con saltos y curvas realmente divertidas. Al llegar a el autobús, el chofer nos ha puesto la música atope y luces, y no nos han faltado ganas para levantarnos, bailar y montar una gran fiesta. Ha llegado la noche, y como siempre ducharnos y nos hemos ido a cenar mientras dabamos un paseo, tristes de que ya por desgracia queda un dia mara marcharnos de aquí. Lo bueno dura poco.

Zihara eta Sara