Gure eguna ikaragarria izan da.  Goiz honetan Arkaitz saiatu egin da Laura bezala esnatzen , beranduago esnatu egin gara horretaz denbora gehiago izan dugu esnatzeko eta beste uharte batera joan garen gizonarekin geratu gara.

Hamaika eta laurdenetan ferria Gozora abiatu gaitu, ailegatu bezain laster supermerkatura joan gara gure bazkaria hartzeko.

Bazkaltzen amaitu dugunean Arkaitz froga bat jarri digu, froga hori,Kalipso hitzarekin ,Kalipso lekura eltzea hemengo jendeari galdetzen oinarritzen zen,hasieran autobus oker batera habiatu gara baina Arkaitzen laguntza txikiarekin autobus egokirantz joan gara. (Hau irakurtzen baduzu hutsi komentatio bat Facebook-en)

Hor autobusa herri txiki batean utzi gaitu eta hondartzara ibiltzen joan izan behar izan gara, eta bide horretan konturatu gara hondartza zegoen lekutik autobusa gelditu egin dela eta buelta oso handia egin dugula.

Hondartzan uretan egon gara denbora osoan eta neskak Itsaso guztia edan ondoren aldatu gara eta berriro Valletara bueltatu gara. Jatetxe batera afaltzera joan gara eta amaitu ondoren izozki batzuen bila eta buelta bate matera joan gara.

Eneko eta Álvaro

Nuestro día ha sido increíble. Está mañana Arkaitz nos ha intentado despertar como Laura nos despertó ayer, pero su dulce voz no nos acaba de convencer a las mañanas. Hemos ido a coger la fregoneta  para ir al puerto a coger el ferri a dirección a la isla de Gozo.

Según hemos llegado a Gozo hemos ido a un supermercado a comprar comida para preparar los bocatas y hacer las pruebas que nos ha propuesto Arkaitz. Una prueba consistía en encontrar un sitio a partir de la palabra “Calipso” preguntado a la gente de aquí.

Nos ha costado más de lo que pensábamos. Al principio  nos hemos dirigido al bus que no nos correspondía pero con alguna pistita de Arkaitz hemos cogido un autobus que nos podría acercar a nuestro destino.

El autobús nos ha dejado en un pueblo pequeño. Después hemos tenido que ir andando hasta la parte de arriba de una playa, donde al parecer Ulises permaneció en manos Calipso , al llegar a la playa nos hemos dado cuenta de que había una parada de bus mucho más cerca  en la que nuestro bus ya había parado y nos hemos dado cuenta...tarde. Pero nos hubiéramos perdido las sesiones de canto de nuestras chicas.

Después de estar toda la tarde en el agua y que la chicas se tragasen el mar a base de aguadillas nos hemos marchado a cambiarnos y a coger el autobús en el sitio correcto.

Hemos llegado a La Valleta y nos hemos ido a cenar, según hemos acabado de cenar hemos ido a por unos helados y a dar una vuelta y nos hemos ido a casa.

Eneko y Álvaro